La vida esta llena de oportunidades


Ahora tengo la impresión de que mi vida ha sido una serie de pequeños fracasos.Las mujeres  que no supe amar, las oportunidades que no supe atrapar, los instantes de felicidad que dejé pasar... Sabía el resultado de la carrera, pero era incapaz de apostar por el ganador. Estaba ciego y sordo o era necesario la luz de la desgracia para enseñarme mi auténtica naturaleza. Jean Dominique Bauby 

Cuantas veces alguna de estas frases han pasado por nuestra mente cuando llegamos a un punto de nuestra vida que no sabemos qué hacer con ella o ya hemos tocado fondo en algunas situaciones, vicios o indisciplinas y que se hacen tan repetitivas en nuestra vida, que pensamos (uff) ya he tocado fondo, sentimos que la vida que es tan larga se convierte tan corta para nosotros y quisiéramos que el tiempo regresara para cambiar nuestra forma de ser o recomponer lo que hicimos mal, nos hacemos ciegos a las realidades que nos rodean, sordos a las palabras y consejos de algún amigo de verdad, bueno, en esta vida hay de todo, buenos amigos que quieren nuestro bien y nos dicen la verdad ante todo, o los amigos que nos dicen las cosas que queremos oír solo para quedar bien con nosotros por algún interés personal, quisiéramos  haber podido decirle a la persona de la cual nos enamoramos cuanto la amamos a tiempo, en vez de haberla agredido, cuantas oportunidades dejamos pasar, las vimos y pensamos no hay problema volverá a llegar la oportunidad, pero la realidad es otra no llega, pero lo único bueno es que nos ha dejado una enseñanza, como reza en una de las cuatro leyes de la espiritualidad, "lo que sucede es la única cosa que pudo haber sucedido", pero aun así nos quedamos impotentes ante nuestra realidad que nosotros nos forjamos. 

Y todo esto sale a colación porque he visto la película La escafandra y la mariposa de Julián Schnabel, basada en el libro del mismo nombre escrita a modo de autobiografía por Jean Dominique Bauby, quien fuera redactor jefe de la revista Elle, el a la edad de 43 años sufre una embolia masiva que lo deje en coma y al despertar de él tres semanas después se da cuenta que es víctima del síndrome de cautiverio ya que está totalmente paralizado, no puede comer, hablar y ni respirar sin ayuda, aunque solo mueve el ojo izquierdo y es donde aprende a comunicarse con la gente que lo rodea, en el hospital donde ahora vive, su mente queda intacta y funciona con normalidad así que solo tiene bajo control su imaginación y su memoria, en el hospital le enseñan un código usando las letras comunes utilizando su parpadeo y así le dicta el libro autobiográfico a la ayudante que tiene en el hospital, es un viaje a su memoria a sus pensamientos mas recónditos, sus arrepentimientos, la nueva perspectiva que tiene de la vida, es realmente un viaje al pensamiento humano.
Es una película que hace reflexionar acerca de que habemos mucha gente que contamos con nuestro cinco sentidos funcionando perfectamente y podemos pasar la vida lamentándonos por lo que nos pasa en lugar de tomar las riendas de nuestra vida y hacer algo hermoso y productivo con ella y como él desde su inmovilidad y con un solo ojo hizo un libro que dejo como ejemplo y legado.

Les recomiendo esta hermosa película.


Muchas gracias por escucharme todos los días en el programa de radio.

Todo el amor y la luz para sus vidas, recuerden la vida esta llena de oportunidades el chiste es saber aprovecharlas.


Alejandra.

Entradas más populares de este blog

La espera o una decisión inconsciente.

¿Pasado, Presente o Futuro? ¿En que tiempo vivir?

Todo pasa, nada es para siempre.