El cambio

Cambio significa evolución... entonces, cambiar en todos los aspectos es lo que mejor me ha pasado.

Hace unos meses mi mejor amigo me pregunto como le hacia para seguir adelante cuando me equivocaba en las cosas que hacia y en las decisiones que tomaba, por un momento me quede pensando y le dije, pues simple, el hubiera no existe, a lo que el completo, entonces ¿tu haces algo así como la prueba y error?, ¡exacto! Eso hago, la prueba y error.
En lo personal, pienso, si me equivoco, ni modo, todo tiene solución, a veces hasta la misma muerte es una solución, entonces porque preocuparse, de alguna forma todos los problemas se solucionan, algunas veces como quiero, otras, no como quisiera, pero han tenido solución, el secreto esta en el desapego.

Pero, no crean, no siempre he pensado así,antes me daba miedo equivocarme, decir lo que pensaba, me gustaba ir a la segura, todo esto ha sido un proceso, un viaje hacia el cambio de conciencia,una evolución personal.

Esa platica que tuvimos, durante un buen tiempo me ha tenido reflexionado acerca de todo lo que le respondí, como llegue a todas esas reflexiones que le cite(y que aún le sigo citando cuando nos reunimos), mi larga lista de explicaciones acerca del apego y del desapego, digo apego, porque es una realidad que se vive  hoy en día, estamos tan apegados a las circunstancias que nos rodean, a las situaciones y a las personas con las que convivimos, que el pensar en cambiar  nos abruma, bueno, la gente cambia cuando quiere o también obligada por las circunstancias, cuestión de cada quien. No voy a decir que soy una experta en el desapego, porque no es cierto, se podría decir que apenas estoy haciéndolo mi amigo, aveces es difícil educar a la mente y convencerla de que ¡ya  por Dios!, déjalo ir, ya paso, esa persona que te hizo enojar, o ese amor que te hace sufrir y que no va volver a ti, esa situación que no te deja dormir, ya fue, déjalo se va  a solucionar, lo vas a olvidar, nada es para siempre.

Les comparto mi mantra personal como yo le llamo : yud yud lámed que significa: "Dejar ir", este es uno de los 72 nombres de Dios de la Kabbalah, desde la primera vez que lo lei me gusto, senti que eso era lo que mi corazón necesitaba, después el significado más amplio termino de atraparme: podemos recibir el coraje para desprendernos del pasado, superando traumas, dolor y sufrimiento, y así hacer aperturas a los milagros y a un futuro de felicidad. Así que cuando tengo algún conflicto interno medito estas tres palabras unas 21 veces y lo que significa, y mi perspectiva del problema empieza a cambiar, (en e pasado lo repetia todos los días, ahora cada vez que lo necesito) imagino que algunos pensaran que no es cierto  o se preguntaran como puedo apoyarme en estas cosas o algunos pensaran en sacrilegio dada nuestra educación judeo-cristiana, pero a mi me ha funcionado entre otras tantas cosas para cambiar, para no estar tan apegada, a dejar ir, a superar situaciones en mi vida, conflictos, emociones, cambios y perdidas.

Cambiamos cuando hemos llegado a un clímax en nuestra vida donde ya no podemos más, cuando comprendemos que la forma en como estamos viviendo la vida no es la correcta para nosotros, digo para nosotros, no para los demás, lo que los demás piensen es punto y aparte, no venimos a este mundo a complacer a los demás, si no aprender, a convivir, a aceptar y amar con el corazón  a los demás, cambiamos porque también con nuestra actitud le hacemos daño a las personas y aplica, no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.

La costumbre no es muy recomendable, de vez en cuando nos viene bien un cambio a nuestra forma de vivir y ver la vida, hasta nuestro propio cerebro científicamente lo necesita para no atrofiarse y envejecer antes de tiempo.

¿Porque?   Si no fuera así, ¿donde estaría el aprendizaje de nuestras vidas, donde quedaría nuestro crecimiento personal, nuestra evolución como seres espirituales?


Gracias por leerme!



Todo el amor y luz del mundo a sus vidas.!!



Entradas más populares de este blog

La espera o una decisión inconsciente.

¿Pasado, Presente o Futuro? ¿En que tiempo vivir?

Cada cuatro años... nos invade la pasión del fútbol